Novedades

Últimas noticias, ofertas, artículos y guías para el afilado
Afilado de cuchillas de cepilladora

Para el afilado de cuchillas de cepilladora con nuestras afiladoras MVM, debemos utilizar primeramente una muela de corindón (las de color blanco y las azules funcionan perfectamente) o una muela de CBN que básicamente nos dará un mejor acabado.

La muela debe girar a contra-filo y solamente debe tocar en uno de los lados, por lo tanto debemos inclinar ligeramente el cabezal de la máquina (solamente un ligero toque de 0,1º o similar).
Para el afilado de estas cuchillas se utilizan velocidades del carro elevadas y frecuentes incrementos de bajada de la muela, por lo tanto es muy recomendable que la máquina afiladora disponga de bajada automática de la muela, permitiéndonos así ahorrar tiempo y costes de operarios.
Si la chispa del afilado es muy amarilla es señal que la muela funciona bien y tiene una buena capacidad de arranque.
Si la muela no tiene capacidad de arranque suficiente debemos disminuir el incremento de bajada de la muela o bien cambiar de muela, pues si sucede esto recalentaremos la cuchillas modificando su temple y deformándola dándole la cuchilla forma de “barriga”.
El incremento de pasada de la muela se debe comprobar en las primeras pasadas de afilado, vigilando que en cada nueva pasada no queda material sin remover pues si esto ocurre cada vez se irá acumulando una mayor cantidad de material sin remover, embozando la muela y recalentando y deformando la cuchilla.

Afilado de 4 cuchillas de cepilladora a la vez

Para comprobar si una cuchilla está arqueada (deformada o con barriga) se debe hacer la comprobación siempre con la cuchilla sujeta, nunca al aire.

Una correcta y abundante refrigeración durante el proceso de afilado es muy importante, tanto para el buen resultado del afilado como para evitar un desgaste prematuro de la muela.

Al acabar el afilado con la máquina se deben dar unas pasadas en “vacío” es decir: sin bajar la muela, para realizar el acabado y pulir el filo de corte.
Luego podemos quitar la rebaba (se generará más o menos rebaba en función del incremento de pasada de la muela y del tipo de muela usado). Para hacerlo usaremos una piedra natural mojada en el propio refrigerante y la pasaremos siempre a favor del filo(parte plana) con cuidado de no mellar la cuchilla y que no se nos escape la piedra para no cortarnos.




© 2016 ELITE. Todos los derechos reservados.     Condiciones de uso     Política de privacidad     Elija su idioma